15 de octubre de 2010

No finjas

-¡No me preguntes más por qué lo hice, ni yo misma lo sé! -grita Angélica.

-¿No sabes por qué has echado los tres años que llevamos juntos por la borda? -bufa Carlos con los puños apretados, luchando contra el impulso de abrir un boquete de un puñetazo en la pared.

-Por un buen polvo -contesta Angélica harta-. Pero delante de mí no finjas que te importa nuestra relación. Lo único que te duele es tu ego herido.

13 comentarios:

  1. Ok, María! ya estás afiliada tú también ;)

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Pufff, no estoy segura de saber explicar bien lo que he sentido al leer este microrelato. Voy a dejarlo con un "me gusta" :) Besitos

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado bastante, dice mucho y es bastante real ;)


    Kanon!

    ResponderEliminar
  4. Este relato me ha hecho recordar a padre de familia y su "Zás en toda la boca". Me ha gustado mucho ^^

    ResponderEliminar
  5. ohhh dios es genial. Si es que me encanta, eres la **** ******.

    Muchas gracias por poner el promo ^^ Bss

    ResponderEliminar
  6. A veces buscamos formas incorrectas de romper con las cosas, cuando no hay valor para hacerlo de frente.

    ResponderEliminar
  7. Encantador blog el tuyo, un placer haberme pasado por tu espacio.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. fuerte.. pero suele suceder muchooooo.

    Besos lunaticos

    ResponderEliminar
  9. yo tambien tengo derecho a elegir algo alguna vez!

    ResponderEliminar
  10. gracias por el premio ...
    me encanta saber que me sigues

    ResponderEliminar
  11. Entonces no hay nada echado por la borda, eñ barco se hundió solito.

    ResponderEliminar
  12. Bueno es una razón como otra cualquiera para echar por la borda una relación,jajaja. Parece que él se merecía un escarmiento para espavilar...

    Cada día me gustan más tus microrelatos!!!

    Muaaaaaaaaaaaaaaa!!

    ResponderEliminar

Planta tu semilla...