28 de abril de 2011

La tentación

Óliver no pudo resistirse, la tentación fue más fuerte que él. Volvió su cabeza con descaro para admirar el cuerpo maravillosamente curvilíneo de la chica que acababa de pasar a su lado. El vestido verde vaporoso que ella llevaba apenas lograba ocultar la silueta de sus encantos femeninos. Su deseo creció a la vez que lo hacía algo en el interior de su pantalón. Instintivamente se llevó una mano al bolsillo para disimular su palpitante protuberancia. Hacía demasiado tiempo que no estaba con una mujer y su cuerpo, sin pudor, se lo había recordado.

8 comentarios:

  1. Me has sacado una sonrisa socarrona con este relato. Si es que nuestro cuerpo sabe regularse perfectamente, sabe lo que necesita. Cuando tiene sed necesita agua y se nos seca la boca, cuando tiene hambre necesita comer y nos suenan las tripas, cuando necesita otra cosa... En fin, está más que claro ^^

    ResponderEliminar
  2. Jaja pobre Óliver, ojalá encuentre una rápido :)

    ResponderEliminar
  3. Jejejeje... ;) qué graciosa historia!
    Un besote !
    p.d: me alegra leerte!

    ResponderEliminar
  4. Simplemente una escena, en realidad, muy corriente y natura.
    Es impresionante lo inteligente que es nuestro cuerpo.
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Echaba de menos leerte. Es lo malo de los hombres; el deseo se les ve llegar. ;)

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado, en realidad me gusta mucho leer este tipo de relatos de seducción. Pero la naturalidad con que describes esa reacción de Óliver es la primera vez que la leo jaja
    Un beso!

    ResponderEliminar

Planta tu semilla...