8 de noviembre de 2010

El temporal

Un temporal acechaba su pequeña ciudad y ella, al igual que los otros niños, tenía que aguantarse y dejar que su madre la vistiese igual que para ir al polo norte. Así que salió a la calle con el gorro de lana verde que le tapaba las orejillas y la bufanda subida hasta la punta de la nariz.
Miró con el ceño fruncido al cielo. Ni una sola gota. Pero eso no la desanimó, porque Azul tenía otro motivo para abrir su paraguas nuevo de lunares rojos.
Con gesto decidido, liberó sus pequeñas manos del calor de sus manoplas y se las guardó en los bolsillos el abrigo. Después se encaramó trepando a lo más alto de un banco de madera que se había cruzado en su camino.
El viento era tan fuerte que desequilibraba sus pies, sin embargo eso era justo lo que necesitaba. Abrió su bonito paraguas y se agarró bien a él. En cuestión de segundos, una ráfaga la levantó del suelo. Observó ilusionada cómo se elevaba por los aires aterrizando a dos metros de distancia. Éste había sido su primer vuelo, después vendrían muchos más.

20 comentarios:

  1. ¡Qué felicidad la de la niña!
    El primer vuelo.. no lo recuerdo ^.^

    ResponderEliminar
  2. oh... me-en-can-ta. (Te diría que es Mary Poppins, pero quedaría fatal)
    Esperemos que Azul pueda hacer muchos vuelos más y que nunca jamás se canse.

    ResponderEliminar
  3. Pero que monada de niña... espero que la vuelta a "poner los pies en el suelo" no fuese dura... Kisses! Un texto muy potito...

    ResponderEliminar
  4. Que texto más dulce, me he imaginado a la pefección a la pequeña Azul volando y he deseado tener un paragüas como el suyo ;)

    ResponderEliminar
  5. Qué bonito eso ! me encantó la entrada ♥

    ResponderEliminar
  6. Qué bonito de verdad! Qué libre esa niña!

    ResponderEliminar
  7. Ohhh que bonita sensación la de poder volar :) Gran idea la de Azul,jeje

    Muaaaa!!

    ResponderEliminar
  8. Debe ser indescriptible volar... Muy dulce la entrada :)

    ResponderEliminar
  9. Un temporal en su corazón.


    Besos de frío.

    ResponderEliminar
  10. :) moitos biquiños que vuelen subidos en ese paraguas de lunares rojos:))) y muchas gracias por tu comentario :))))

    ResponderEliminar
  11. un historia sensible y dulce . llena de emociones sensibles.

    besitos. ^_

    ResponderEliminar
  12. ohh que amor de entrada... como me gustaría se Azul, debo admitir que la envidio, todos deseamos nuestro primer vuelo, y los tenemos de diferentes maneras, nos dan diferentes enseñanzas y son maravillosos.


    saludos ♥

    ResponderEliminar
  13. genial.. que buena idea la de azul! :D
    interesante blog..
    te sigo y gracias por la visita ;)

    ResponderEliminar
  14. ¿Quién no ha deseado volar alguna vez como Mary Poppins? Yo nunca lo conseguí, pero me he emocionado leyendo este relato al ver como Azul hacía mi sueño realidad ;)

    ResponderEliminar
  15. ¡Me encanta esta niña! Siempre esperanzada y soñadora. Y claro que vendrán más vuelos, si sigue buscando más formas de hacerlo como lo ha hecho con el paraguas.

    Muy linda entrada ^^

    ¡Besitos!

    ResponderEliminar
  16. Que dulce, que tierno, que... me encanta. De verdad que he visto a Azul volar con su bufanda hasta la nariz y su paraguas nuevo :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
  17. wow. lo tuyo es un don. sigue escribiendo!
    te sigo.

    ResponderEliminar
  18. es super tierno :D

    me encanta
    :)

    un besote
    Yo quisiera poder volar igual que ella :)

    ResponderEliminar

Planta tu semilla...