4 de noviembre de 2010

Cuando la suerte se ríe de ti

El frío y la noche la acompañaban de la mano. No había nadie más en la calle, o eso creía ella. Clarisa no era miedosa, pero cuando torció la esquina y una sombra alargada alcanzó la suya hasta unirse en un solo ser, sus pulsaciones se aceleraron. No tuvo tiempo de huir, un cuerpo masculino la aprisionó contra una pared de ladrillo, áspera y fría.
- ¿Manu, qué haces?- la sorpresa de reconocer al asaltante no disminuyó su angustia.
- Clari, mi dulce Clari -dijo él sujetándole ambas manos y restregando la nariz contra su cuello. Tenía los ojos ensombrecidos y su aliento olía a alcohol-. Es una pena que no hayas querido darme una sola oportunidad... Sabes bien que he tenido paciencia de esperar a que entrases en razón, pero ya me he cansado. Ahora es el momento de que empiece a actuar, no me has dejado otra opción.
- ¡Déjame Manu! ¡Me haces daño!- exclamó levantando la voz. No podía ser, ésto no podía estar pasándole a ella.
- No te resistas Clarisa, lo nuestro es algo que tarde o temprano tenía que pasar. Únicamente tú has querido que fuera por las malas.
El sonido de una cremallera abriéndose provocó que un escalofrío ascendiese por la espalda de Clarisa. Pensó que estaba perdida, que nada podría evitar que Manu cumpliese sus oscuros deseos, pero se equivocaba. Una tercera sombra se deslizó por el suelo pedregoso tan sigilosamente como una serpiente. Se oyó un golpe fuerte y Manuel se desplomó sobre el cemento casi sin respiración.
- ¿Aurina? -Clarisa pronunció el nombre de la chica con una mezcla de incredulidad y alegría. Después se abalanzó sobre ella llena de gratitud.
- ¿Cómo nos has encontrado? -preguntó Clarisa extrañada.
- Pasaba por aquí -respondió Aurina encogiéndose de hombros.
- No sé cómo agradecerte lo que acabas de hacer por mí -dijo incapaz de separarse de ella.
- Yo sí- contestó Aurina y la mirada lasciva que le echó provocó que Clarisa retrocediera un paso atrás-. Dame un beso aquí -añadió señalando sus labios entreabiertos.

13 comentarios:

  1. No sé que pensar... Un relato de lo más confuso, porque no sé si me da más miedo Manu o Aurina ^^

    ResponderEliminar
  2. pero ahora que va a pasaaar??? aiiii aiii aiiii espero que esto continue =S

    Besos de purpurina, ali.

    ResponderEliminar
  3. lo que te recomiendo es que el fondo que tienes formado por árboles se quede blanco (así mola mucho más, te lo aseguro) y que no pongas tantas cosas en la columna lateral. :)

    Después es cuestión de seguir blogs que tengan a pocos seguidores, ayudarles y animarles etc.
    Eso siempre te lo agradecen.

    Verás como llegas a los 100, 200, 300 y tres mil millones más.

    Besos de purpurina, ali.

    ResponderEliminar
  4. Se sale de Guatemala para meterse en Guatepeor.. jaja:)
    Me encantó ^^

    Pa' Poulain.

    ResponderEliminar
  5. jajaja xD

    quien da mas miedo mau o aurina.

    Ya te sigo


    elialedlc.blogspot.com

    me sigues ;)
    un besote

    ResponderEliminar
  6. Bellísima la situación que propones esta vez....me encantaría que hicieses una continuación, ver la reación de Clarisa ante la propuesta de Aurina

    ¿ obedece y se deja besar temiendo que le haga algo ?
    ¿ Está Aurina enamorada de Clarisa o es simplemente un mero juego?


    Me (nos ) has dejado con la intriga..... (L)

    Besos de letras con Tinta (^_^)

    ResponderEliminar
  7. Tenes un don hermoso para escribir, segui sacandole frutos, excelente entrada, te sigo, para poder seguir estos textos, un beso .

    ResponderEliminar
  8. Madre mía, más valía que ese día se hubiera quedado en casa,jejejeje.

    Te ha quedado genial, como siempre :D

    Muaaa!!!

    ResponderEliminar
  9. Me gusta mucho :) gracias por compartir estos trocitos con nosotras. Aurina... con esa sonrisa lasciva... urf, como bien dicen por arriba, no sé quién da más miedo :P

    ResponderEliminar
  10. Y aparecí por aquí para leerte, y dejé contasncia de mi visita con este comentario, a la vez que sigo leyendo lo que tu espacio me muestra, convirtiéndose en un vardadero placer para mis sentidos.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Planta tu semilla...